Cleopatra

0
3

El 12 de Agosto del año 30aC, en Alejandría, moría la última reina del antiguo Egipto y de la dinastía ptolemaica, ese día dejándose morder por una cobra áspid se apagaba la corta y apasionante vida de Cleopatra. El padre de Cleopatra, Ptolomeo XII Auletes, era un soberano de Egipto nada popular pero que se mantenía en el trono gracias al apoyo de Roma, a quien facilitaba el dominio de hecho de la región.

Ptolomeo XII muere en el año 51aC dejando el trono en mano de su hija Cleopatra VII Filópator de 17 años y de hijo Ptolomeo XIII Dioniso II de 12, quienes por ley y pese a ser hermanos debían casarse, algo muy común en las familias reales. Pompeyo, regente de Roma, era el tutor de la pareja aunque estaba claro que las decisiones las tomaba Cleopatra, pero poco tiempo después, los asesores de sus hermanos menores Arsínoe IV, Ptolomeo XIII y Ptolomeo XIV la destronaron. Las guerras civiles Romanas llegaron a Egipto cuando Julio César persiguiendo a Pompeyo llegó a Alejandría, Cleopatra lo sedujo y convenció que la repusiera en el trono desatándose la guerra de Alejandría donde fue quemada la legendaria Biblioteca.

Cleopatra recuperó el trono en el año 46aC y con la anuencia de Julio César contrajo matrimonio de nuevo con su otro hermano, Ptolomeo XIV, a quien manejó a su antojo. Cuando Julio César fue asesinado en el año 44aC el nuevo regente Marco Antonio fue a Egipto, allí Cleopatra utilizó nuevamente el método de la seducción y la situación de Egipto se mantuvo sin cambios. En el año 32aC estalla la Guerra Ptolemaica en la que Octavio Augusto decide disputarle el poder de Roma a Marco Antonio, en la batalla naval de Actium Antonio fue derrotado y huye junto a Cleopatra a Alejandría.

Cuando las tropas de Octavio Augusto tomaron Alejandría, Antonio se suicidó, Cleopatra intentó por tercera vez seducir al nuevo regente de Roma, pero esta vez no funcionó, Octavio Augusto decidió llevarla a Roma como botín de guerra. Ante este panorama, el 12 de Agosto del año 30aC Claopatra se hizo traer una canasta de frutas con una áspid (pequeña cobra egipcia), se dejó morder muriendo en pocos minutos: En una carta de despedida expresaba el deseo de ser enterrada junto a su último amor, Marco Antonio, Octavio Augusto accedió al pedido y ambos fueron sepultados juntos, aunque el lugar sigue siendo un misterio.

Comentários no Facebook