Cítricos del NEA: Mientras esperan gestiones de Cancillería con Europa trabajan en abrir nuevos mercados

0
13

El cierre de las importaciones de cítricos de Argentina fue tomada por Europa, generando impacto en el sector productivo, en especial del NEA que tiene en Europa el principal destino de sus envíos.

Entre las opciones que manejan los productores ante el cierre de Europa, están enfocarse en otros mercados, destinar una buena parte de la producción al consumo nacional y la industrialización.

En el caso del NEA, la Cámara de Exportadores de Citrus del Noreste Argentino (Cecnea) trabaja en la apertura de nuevos destinos como el de Estados Unidos y la ampliación de las ventas a Medio Oriente y Asia, según trascendió en medios nacionales.

También están a la espera de alguna flexibilización de la Unión Europea, según una negociación de Cancillería.

Miguel Rosbaco, de la cooperativa San Francisco, sostuvo que una de las alternativas es destinar la producción a países como Filipinas, Malasia, Canadá o Rusia. Por los problemas climáticos que padeció el sector productor no se corre el riesgo de caer en un sobrestock nacional.

«El mercado nacional va a tener un poco más de stock de lo habitual, pero no es tanto», señaló. No obstante, el excedente de naranjas que quede en el país también pasaría a la industrialización.

La cooperativa de Monte Caseros, Corrientes, también exporta jugos a Israel, Holanda, España, Honduras y aceites esenciales a Estados Unidos. A partir de la pandemia por coronavirus, dicen, también hubo una alta demanda de la fruta fresca tanto en la Argentina como en el exterior.

Otro mercado sobre el cual se trabaja es el estadounidense. Sobre la flexibilización, la Cancillería argentina logró que se admitiera la fruta en tránsito que salió hasta el 16 de agosto y que llegue a puertos de Reino Unido, Italia, Portugal y Lituania.

La semana pasada, Jorge Neme, secretario de Relaciones Económicas Internacionales; Carlos Paz, presidente del Senasa; y Julián Echazarreta, secretario de Agricultura, volvieron a enviar una carta al comisionado de la UE para solicitar que se excluya al NEA de la prohibición y, en particular, que se permita ingresar los cargamentos argentinos de naranja con certificados fitosanitarios anteriores al 16 de agosto.