Carlos Paz volvió a insistir al COE para que autorice la venta ambulante.

0
5

El gobierno municipal volvió a solicitar hoy al Centro de Operaciones de Emergencias (COE) de la Provincia de Córdoba que se autorice la venta ambulante en la ciudad de Carlos Paz, una actividad que beneficia a unas doscientas personas que hace más de tres meses que no pueden trabajar por la pandemia. El pedido fue elevado hace algunas semanas atrás y aún no hubo una respuesta positiva de parte de la autoridad sanitaria.

Tras la polémica desatada el fin de semana pasado por el desalojo de una pareja que vendía pastelitos en la costanera del lago San Roque, desde el área de Seguridad VCP informaron que los inspectores actuaron dentro del marco legal y que únicamente se cumplió con las disposiciones del COE.

En ese sentido, aseguraron que los vendedores ya habían sido intimados para que se retiraran del lugar y que en otras oportunidades lo habían hecho sin mayores inconvenientes, pero que ésta vez, se resistieron. A su vez, reconocieron que los pasteliteros contaban con permisos municipales desde la temporada de verano, pero aclararon que los mismos «no sirven» para trabajar durante la pandemia.

Roberto Giménez, titular del área Seguridad VCP, destacó a El Diario: «Es una situación que nosotros quisiéramos evitar, porque hemos presentado insistentemente al COE Central y al COE Regional los protocolos para la autorización de la venta ambulante en Carlos Paz. No somos insensibles a la situación de aproximadamente doscientas personas que viven de la venta ambulante y entendemos que están en condiciones de volver a trabajar, no obstante, hasta que no haya una autorización del COE, nosotros no podemos permitir que estén en las calles».

«Lo que sucedió el fin de semana pasado, es que nuestro personal se acercó a estas personas y les solicitó (como hicimos en otras numerosas veces) que se retiraran del lugar y se llevaran su mercadería, pero se resistieron. Ya habían sido advertidos de la imposibilidad de que siguiesen vendiendo pastelitos en el sector, porque así lo dispone la normativa vigente en el marco de la lucha contra la pandemia. Nosotros nos vimos en la obligación de actuar y se dispuso su desalojo, pero queremos dejar en claro que simplemente hemos cumplido con lo dispuesto por la autoridad sanitaria»; agregó el funcionario.

Ante el reclamo que se viralizó en las redes sociales, Giménez precisó: «Nosotros volvimos a insistir para que se autorice la venta ambulante, lo venimos haciendo hace semanas y ojalá que tengamos una pronta respuesta. Hemos presentado un protocolo con las disposiciones bromatológicas para que puedan volver a trabajar los pasteliteros, vendedores de churros, los que hacen pan casero y pochoclo y otros, en base al uso de barbijo o tapabocas, guantes, que tengan su mercadería cubierta, que cuenten con alcohol en gel y hagan una desinfección permanente de las superficies y la zona donde se ubican y respeten el distanciamiento».