Carlos Luis Spegazzini.

0
62

El 1 de Julio de 1926, en La Plata, Argentina, moría uno de botánicos y micólogos más importantes de la historia, ese día se apagaba la vida del investigador italiano Carlos Luis Spegazzini. Nació el 20 de Abril de 1858, en Baíro, provincia de Turín, con el nombre de Carlo Luigi Spegazzini, apasionado por el naturismo queda fascinado por el trabajo del micólogo Pietro Andrea Saccardo.

En 1876 ingresa en la Real Escuela de Viticultura y Enología de Conegliano para quedar bajo su tutela, allí se especializó en el estudio de hongos parasitarios de la Vid, sus investigaciones eran tan reveladoras que fueron publicadas y divulgadas en todo el mundo. En 1879, con el título en sus manos, decide emigrar a latitudes mas inhóspitas donde desarrollar su carrera, el primer destino era Brasil, pero una epidemia de fiebre amarilla lo impulsó a adelantar su segundo destino, Argentina.

Con su currículum no le fue difícil ser incorporado al Gabinete de Historia Natural de la Facultad de Ciencias Físico Naturales de la Universidad de Buenos Aires, donde realizó las primeras publicaciones de la Sociedad Científica Argentina. En 1881 es invitado a la expedición Italo-Argentina a la Patagonia que llegaría hasta Tierra del Fuego, cuando emprendían el regreso ya había catalogado más de 1100 nuevas especies de hongos. Cuando pasaban por el Cabo de Hornos, la Corbeta repleta de científicos naufragó, Carlos tomó sus notas y muestras, se arrojó al agua y nadó hasta la costa.

Sin esperanzas de ser rescatados de inmediato, se relacionó con los aborígenes y estudió las lenguas fueguinas, fruto de esta época es su «Compendio de gramática alakaaluf». Fue seleccionado para el equipo que determinaría el emplazamiento de la nueva Ciudad de La Plata, donde se mudó una vez inaugurada.

Fue uno de los grandes artífices de la fundación de la Universidad nacional de La Plata, donde también se desempeña como docente en Ciencias Naturales, Agronomía, Química y Farmacia. Creó el Jardín Botánico y el Arboretum de la Facultad de Agronomía, a su vez fue el organizador y supervisor de la plantación de árboles en el Paseo del Bosque de la nueva ciudad. Inquieto y emprendedor, realizó mas de 20 expediciones por Argentina, Chile, Brasil y Paraguay.

En 1924 edita la «Revista Argentina de Botánica», allí, en sus 4 volúmenes describe las mas de 4000 especies de hongos descubiertos en Argentina, hasta su llegada, solo se habían descubierto 50. Sus aportes no cesaron con su muerte, en su testamento instaba a que toda su descomunal colección natural personal fuera donada al Museo de Ciencias Naturales de la Plata y todos su escritos a la UNLP.