Carlos Abrevaya.

0
4

El 8 de Julio de 1994, en Buenos Aires, un cáncer de Pleura acababa con la vida de un verdadero trabajador del humor, un pilar del la sátira periodística, ese día con solo 45 años, se apagaba la vida de Carlos Abrevaya. Carlos egresó del colegio secundario con su entrañable amigo Jorge Guinzburg, con quien todo lo planeaban juntos, ambos ingresaron a la carrera de derecho, ambos la dejaron, ambos ingresaron en Filosofía, ambos dejaron, pero también tenían un don, las palabras y las ideas fluían, creyeron tener talento para el libreto humorístico.

En 1971 confirmaron que era cierto, presentaron unos trabajos al legendario Juan Carlos Mareco, quien los contrató de inmediato, unos años después, los contrata Cacho Fontana, quien los contacta con los editores de la revista «Satiricon», una bocanada de aire fresco en el periodismo gráfico, allí ingresaron inseparables a colaborar con guiones e historietas. En 1975 aparece su creación mas destacada, en la contratapa del diario Clarín, con dibujos de su amigo Tabaré, aparece «Diógenes y el Linyera» que mantuvo la calidad y la frescura hasta su muerte. Junto con Guinzburg entraron en la prestigiosa «Humor Registrado» donde realizaban las frases que aparecían al tope de cada página, en 1982 los contrata Tato Bores para colaborar con sus guiones de monólogos.

En 1986 se suma al prestigioso plantel del original «Semanario Insólito» que iniciaba un nuevo ciclo con el nombre de «La Noticia Rebelde», allí fue parte de una de las mejores páginas de la televisión Argentina compartiendo por tres temporadas el panel con Rodolfo Castello, Jorge Guinzburg, Raúl Becerra y Nicolás Repetto. La aparición del diario «Página 12» le dio la oportunidad de volver a escribir, paralelamente editó dos formidables libros «Desnudo y sin documentos» y «Medios locos». En 1992 su enfermedad empezó a doblegarlo, falleciendo el 8 de Julio de 1994, en el día de su cumpleaños número 45, por mucho tiempo su amigo incondicional siguió firmando sus caricaturas de Diógenes como «Abrevaya & Guinzburg».