Campaña de concientización en Sáenz Peña: «El sector gastronómico se está fundiendo».

0
7

En la tarde ayer el sector gastronómico de la ciudad de Sáenz Peña participó de una campaña a nivel nacional para visibilizar la situación que está atravesando el sector. En este contexto es que Radio la Red dialogó con Luis Collavino, empresario gastronómico local, quien contó cómo es el escenario del rubro.

Collavino explicó que los propietarios de los bares y restaurantes se organizaron para adherirse a la campaña nacional y demostrar que “el rubro no da para más”, ya que asumen muchos costos sin trabajar y con el delivery no pueden solventar todos los gastos que tienen.

La campaña consistió en sacar las mesas a la vereda y colocar las sillas sobre ellas, en modo de protesta y concientizar a la gente de que “el sector gastronómico se está fundiendo».

El empresario indicó que buscan una respuesta para poder comenzar a abrir las puertas de sus bares y generar ingresos para pagar las obligaciones que “hoy nos están ahogando”.

Por otra parte señaló que tuvieron una reunión con el intendente, antes de retroceder en las fases, en donde se había aprobado un protocolo que presentó el sector y se había analizado la posibilidad de extender la alarma sanitaria. Sin embargo cuando aparecieron los casos de coronavirus en la ciudad, se retrocedió de fase y “lamentablemente quedó todo ahí”, expresó el empresario.

En la ciudad hay entre 25 y 30 bares y restaurantes, explicó Collavino, que llevan casi cuatro meses sin trabajar y cada uno de ellos cuenta como mínimo con cinco empleados.

“Necesitamos una respuesta para salir de la incertidumbre”, sostuvo y planteó que quieren una respuesta que les permita tener una certeza de cuándo pueden volver a trabajar, lo que les permitiría analizar si continúan trabajando con la modalidad delivery o si cierran las puertas hasta que todo se normalice.”Están jugando con nuestras esperanzas y nuestra idea de querer abrir pronto y quizá  no va  a ser así”, aseguró.

En esta línea, destacó que sería importante que cuando la situación se normalice la sociedad pueda salir, que tenga un lugar para comer o tomar algo pero Collavino resaltó que si las circunstancias siguen asi, no va a haber ningún bar o restaurante abierto.

El empresario indicó que la solución sería poder extender la alarma sanitaria, abrir las puertas sus comercios gastronómicos, demostrar que tienen la voluntad de trabajar con la responsabilidad necesaria y por lo menos hacer una prueba.

Para finalizar expresó que esperan una respuesta del municipio y de la provincia de porque hoy no pueden trabajar y señaló que la Ley de Emergencia Gastronómica debería ser una obligación, ya que sino no podrá sobrevivir el sector.