«Batalla de Kursk».

0
72

El 5 de Julio de 1943, en el sudeste de la URSS, comenzaba una de las batallas mas grandes y sangrientas de la historia, cuando 3 millones de soldados entre alemanes y soviéticos apoyados por miles de tanques y aviones libraron la «Batalla de Kursk». En el marco de la segunda guerra mundial y luego del desastroso resultado de la batalla de Stalingrado, la replegada Wehrmacht se preparaba para un monumental contraataque. Al mando de Erich von Manstein, unos 800 mil soldados alemanes apoyados por 3 mil tanques, 10 mil cañones y mas de 2 mil aviones de la Luftwaffe, la mañana del 5 de Julio de 1943 iniciaron la ofensiva llamada «Operación Ciudadela».

En el otro frente los esperaba Georgi Zhukov con una monumental fuerza de casi 2 millones de soldados, 5 mil tanques, 25 mil cañones y 3 mil aviones. En un principio se produjo la mayor batalla de blindados de la historia cuando los Panther, Tigers y Panzer alemanes apoyados por los efectivos aviones Stuka Junkers Ju 87 asestaron un golpe a las fuerzas soviéticas. Zhukov lanzó un contraataque por aire produciéndose la mayor batalla aérea continental, cuando los Stukas dejaron de centrarse en los tanques rusos T34 y KV1, estos avanzaron sobre la infantería alemana.

Día a día el campo de batalla se fue poblando de blindados incendiados y cuerpos de ambos bandos, cuando se dio el combate cuerpo a cuerpo hizo recordar a las sangrientas batallas de la primera guerra mundial. Durante 10 días se batalló en el mismo campo sin que ningún ejército pudiera ganar posiciones, el mayor número de efectivos y equipos rusos hizo que los alemanes se fueran quedando sin reservas y comenzaron a ceder terreno.

El desembarco de las fuerzas aliadas en Sicilia obligó al ejército alemán a desviar refuerzos con la inevitable debilitación de sus fuerzas en el frente ruso. El general Konstantin Rokossovsky comandó un devastador contraataque que puso fin a la iniciativa alemana y dio inicio al avance soviético rumbo a Berlín. Pese al triunfo, la URSS no tenía mucho por festejar, el saldo fue devastador para ambos bandos, del millón de muertos 800 mil fueron rusos, las pérdidas de equipamientos fueron casi totales, pero el poder de la intacta industria pesada soviética definió el frente oriental.