«Aún con disponibilidad de camas y respiradores, no debe primar el individualismo»

0
8

Los días de pandemia continúan a nivel global y la provincia no escapa a esta realidad. En el parte epidemiológico que difundió el gobierno provincial este martes 8, da cuenta de un total de 6.056 casos confirmados, aunque unos 649 se encuentran activos, luego de un rebrote en Resistencia y algunas ciudades del interior.

La subsecretaria de Salud Comunitaria, Entornos Saludables y No Violentos de la provincia, Carolina Centeno, aportó su mirada con respecto a la situación actual que atraviesa el Chaco en lo que refiere a los contagios y el comportamiento de la comunidad. En este sentido, la médica con magíster en Salud Pública sostuvo que en las últimas dos semanas “de los 50-60 casos nuevos por día que se venía teniendo, se aumentó a 80-90”, situación que tiene su explicación desde “un aumento de la circulación y movimiento de personas y casos puntuales de fiestas privadas clandestinas”.

La situación explica los rebrotes en localidades que hasta el momento tuvieron pocos casos o en lo que directamente no hubo casos, como en El Sauzalito, Villa Ángela, General Pinedo, Presidencia Roque Sáenz Peña, Tres Isletas, y en menor medida en General San Martín y Charata. Cabe recordar que la provincia inició un Plan de Desescalada que permitió la flexibilización y apertura de determinados sectores productivos y actividades con sus respectivos protocolos sanitarios.

Las fiestas clandestinas y sus consecuencias

Carolina Centeno, subsecretaria de Salud Comunitaria, Entornos Saludables y No Violentos de la provincia. Foto de archivo.

“Existe una tendencia de aumento de casos en el Área Metropolitana del Gran Resistencia y en localidades del interior que habían reportado pocos casos o ninguno, por lo que el gobierno decidió frenar el Plan de Desescalada en Fase 3 y evaluar durante la semana si se avanza con el plan”, comentó Centeno.

Entre ellos, uno de los eventos que se repitieron y que tuvieron consecuencias sanitarias son las fiestas clandestinas. Basta que haya un infectado, sintomático o asintomático, para contagiar a todos los que tuvieron contacto cercano, e incluso todos los presentes si se diera en un lugar cerrado.

En este marco, la funcionaria indicó que “evaluando particularmente, en su mayoría los contagios se dan por contacto estrecho y además porque en algunas localidades estuvieron habilitadas actividades que implicaron aglomeraciones, o en Resistencia que hubo eventos no autorizados y se produjeron los brotes». «En Villa Ángela el brote surgió a partir de fiestas clandestinas, y se contagiaron por contacto estrecho. En Tres Isletas por particulares que se reunieron por el Día del Amigo”, analizó.

La co-responsabilidad social

Centeno recordó la idea de cumplir con uno de los preceptos que propicia el gobierno de la provincia con respecto a la pandemia, que se trata de la “co-responsabilidad social”, donde el Estado cumple con su rol desde la salud pública de atender a la demanda sanitaria. “Que hoy tengamos disponibilidad de camas y respiradores, no significa que se puede salir sin barbijo y sin cumplir las recomendaciones, primando el individualismo, pensando en uno mismo y no en el otro, sólo porque el sistema no está colapsado. Para que los casos dejen de sumar es fundamental cumplir con las recomendaciones básicas de distanciamiento físico, lavado de manos frecuente y el uso del tapabocas”, repasó.

“El Estado ejecuta medidas para cuidar la salud colectiva de la población, pero se lleva adelante con la cooperación de la sociedad y la comunidad. No sirve un sistema de control, si la comunidad no cumple con su responsabilidad”, recalcó.

A problemas colectivos, soluciones colectivas

“Cuando se aplica el ‘sálvese quien pueda’, el individualismo es que se comienza a saturar el sistema sanitario», advierte el gobierno.

En resumen, una actitud individualista frente a la enfermedad podría provocar serios problemas al sistema sanitario, por lo que desde las entidades gubernamentales se insiste en la responsabilidad social buscando el bien común y evitar acciones que pongan el riesgo la salud pública.

En este marco, Centeno aclaró que «no es toda la población la que las incumple, pero tampoco es la idea que cada vez haya más castigo para una sociedad que pareciera no comprender las dimensiones de lo que es esta pandemia. No podemos vivir anteponiendo el interés individual a los derechos colectivos».

«La pandemia es un evento comunitario y se contagia por contacto con otras personas, y para problemas colectivos se emplean soluciones colectivas”, explicó. “Cuando se aplica el ‘sálvese quien pueda’, el individualismo es que se comienza a saturar el sistema sanitario, y las personas quedan expuestas al riesgo de contagio”, concluyó la médica.