Antonio Lucio Vivaldi.

0
3

El 28 de Julio de 1741, en Viena, Austria, moría el músico y compositor barroco que sentó las bases del concierto moderno, ese día se apagaba la vida de Antonio Lucio Vivaldi. Nació el 4 de Marzo de 1678, en Venecia, en el seno de una familia de músicos, su padre, Giovanni Battista Vivaldi, fue su primer maestro para luego quedar en manos del profesor Giovanni Legrenzi.

Tardó en hacerse conocido, recién cuando trascendieron sus conciertos para violín «L’estro armonico» y «La Stravaganza» que superaban la calidad de las de Torelli y Albinoni, fue que su nombre sonó en toda Europa. En 1703 se ordenó sacerdote haciéndose protector del orfanato para niñas «Ospedale della Pietà», para ellas compuso decenas de obras y donaba periódicamente instrumentos y horas de trabajo. Cuando por su arrebatada inspiración compuso gran cantidad de óperas en poco tiempo, se convirtió en empresario, gestionando y ejecutando sus propios conciertos.

Con su prestigio en la cima se dedicó a obras por encargo de mecenas e instituciones religiosas, que pese a ser compuestas con un fin económico tenían la misma calidad y encanto que las hechas por sola inspiración. En 1723 inicia la composición de su obra mas conocida, «Il Cimento dell’Armonia e dell’invenzione», una serie de 8 conciertos cuyos cuatro primeros son conocidos como «Las cuatro estaciones». Su brillante estadía en Italia con conciertos y composiciones magistrales fue rápidamente olvidada y durante décadas ningún libro de música tenía referencias suyas.

En 1740 con problemas económicos por sobrellevar una vida plagada de lujos, se mudó a Viena donde falleció el 28 de Julio de 1741. Vivaldi fue quién modificó el estilo de conciertos, pasando del «Concierto Grosso» donde el rol principal va rotando por varios instrumentos, al «Concierto per Soli» donde un instrumento llamado solista tiene el rol principal y el resto de la orquesta lo apuntala y rodea de relieve musical. Sus mas de 700 composiciones permanecieron en las sombras hasta principios del siglo XX Alfred Einstein rescata su obra y gestiona la realización de magistrales grabaciones de «Las 4 estaciones». La colección de sus obras editadas por la «Deutsche Grammophon» son de una calidad y fidelidad de la composición, únicas en el mundo.

Comentários no Facebook