Antonio Berni

0
3

Antonio Berni

El 13 de Octubre de 1981, en Buenos Aires, moría el brillante pintor argentino Antonio Berni. Nacido el 14 de Mayo de 1905, en Rosario, creció en Roldan donde consiguió trabajo como aprendiz en un taller de vitrales, donde su fundador, el artista catalán Bruxadera, lo inició en el gusto por el arte. Su siguiente paso fue estudiar pintura en el «Centre Catalá de Rosario» con los maestros Eugenio Fornells y Enrique Munné, los que lo impulsaron para que en 1920, a los 15 años, expusiera sus cuadros por primera vez, en el Salón Mari, La muestra constó de 17 óleos entre paisajes suburbanos y estudio de flores. En 1923 dio un gran paso al exponer en la Galería Witcomb de Buenos Aires, luego de la cual se publicaron halagos a su obra impresionista en los diarios La Prensa y la Nación.

En 1925 consiguió una beca del Jockey Club para estudiar en Madrid, donde realizó tres cuadros de gran repercusión, «Puerta cerrada», «Toledo y el religioso» y «El torero calvo». Para perfeccionarse se trasladó a París donde asistió a los cursos de los pintores franceses André Lhote y Othon Friesz, en la Academia libre de la calle Grande Chaumiere. Un subsidio del gobierno de Santa Fe le financió una larga estadía en París donde produjo obras de gran importancia como «El mantel amarillo» y «La casa del crimen». En 1929 Berni presentó una muestra individual en Amigos del Arte, en el Museo Municipal de Bellas Artes de Rosario e intervino en el XVIII Salón Nacional de Buenos Aires, donde expuso su producción europea. Comenzó a relacionarse con pensadores Marxistas como Henri Lefebvre y el poeta Louis Aragón, que influyeron en su pensamiento anti imperialista, se afilió al partido comunista y abrazó el surrealismo.

Se comprometió con la Argentina y se quedó a pintar la realidad social, el resultado son «Desocupados» y «Manifestación», dos ejemplos del «realismo humanista». A partir de los años ’40 se centró en retratos y grupos sociales, como orquestas y equipos de futbol, volvió a su sensibilidad política pintando realidades injustas de América y Europa. Con la serie de cuadros y collages sobre dos personajes, Juanito laguna y Ramona Montiel, vendió sus cuadros a precios incalculables, también realizó murales como las bóvedas de las Galerías Pacífico. La muerte lo encontró en plena actividad el 13 de Octubre de 1981.