«Andrea Doria».

0
34

El 25 de Julio de 1956, frente a la costa de Nantucket, Massachussets , luego de colisionar contra otro barco, se hundía el Transatlántico de bandera italiana «Andrea Doria». Luego de la segunda guerra mundial, el plan de recuperación de la flota italiana incluía 4 buques, el Cristoforo Colombo, el Giulio Cesare y el Augustus y el Andrea Doria.

Este último tenía 212 mts de eslora y 27 mts de manga y pesaba casi 30 mil toneladas, era el más grande, el más rápido, el mas lujoso y se creía que el mas seguro. Con un doble casco y superpoblado de botes salvavidas, el 14 de Enero de 1953 inició sus operaciones, 500 tripulantes daban servicio a los 1200 pasajeros en los viajes a través del Océano Atlántico. El 25 de Julio de 1956, cuando se disponía a culminar su viaje número 101, navegaba cerca de las costas de Massachussets rumbo a New York, lo hacía a ciegas dentro de una densa niebla.

Los radares detectaron una nave de gran porte que se aproximaba en rumbo de colisión, se trataba del transatlántico de bandera sueca MS Stockholm que también detectó en sus radares al Andrea Doria, en ese momento se encontraban a 45 Km de distancia. El capitán sueco Gunnar Nordenson ordenó un pequeño cambio de rumbo, el capitán italiano Piero Calamai de impecable foja de servicio hizo una pequeña corrección calculando que se cruzarían a menos de 1 Km de distancia. Esta maniobra confundió al navegante del MS Stockholm que pese a no estar seguro de las intenciones del Andrea Doria, no intentó comunicarse por radio.

Ambos barcos comenzaron a hacer pequeñas correcciones de rumbo y velocidad que no hicieron mas que complicar la situación, cuando estaba a punto de encontrarse la niebla se disipó, ambos barcos hicieron sonar la sirena, cuando se vieron estaban a 600 mts en rumbo de colisión, ambos capitanes hicieron una maniobra evasiva, pero quisieron esquivarse de manera contraria anulando sus intenciones. A las 23:00 hs la aguda proa del MS Stockholm se incrustó en lado de estribor del Andrea Doria, destrozando 3 niveles de camarotes, si se hubieran mantenido unidos hubiera habido una posibilidad de retrasar el destino, pero Nordenson ordenó retroceder dejando a la vista el inmenso boquete en el lateral del barco italiano por el que comenzó a ingresar el agua, en pocos minutos el Doria se escoró unos 22° haciendo imposible bajar los botes salvavidas de babor.

La gran cantidad de botes del lado de estribor fue suficiente para evacuar a la mayoría de los sobrevivientes, el mismo MS Stockholm, que se mantuvo a flote rescató a los pasajeros del Andrea Doria que se hundió a las 10 de la mañana del día siguiente. El saldo fue de 51 fallecidos, 46 del Andrea Doria y 5 del Stockholm, se determinó que la colisión se produjo por el error en el cálculo de las distancias que efectuaron los oficiales de radar de ambas embarcaciones aunque nadie fue condenado, el capitán Nordenson no fue sancionado y se le asignó una nueva embarcación, en cambio Calamani jamás volvió a navegar.